Lo importante es la salud



La desesperación se mide en actitudes, se mide en temperamentos, en la cantidad de puteadas a los políticos. Como en las grandes empresas es difícil y a veces hasta doloroso hacer ajustes, recortes de costos, los lujos van quedando poco a poco de lado. La necesidad pasa a ser lo primordial, se empiezan otra vez a mirar los precios y no tanto las marcas (principio de necesidad subjetiva y objetiva diría mi profesor de administración de la facultad). Las preferencias ya no pasan por el helado del fin de semana o la salida a comer al restaurant preferido a comer una napo. Las peñas cada vez son más escasas. El olor a guisito comienza a sentirse más seguido, la comida más llenadora y barata que con un poco de agua podés hace un guisopa y sentar a alguien más a la mesa a comer.

-          Esto me preocupa. No sé a veces pienso en ustedes. En que papá no tiene trabajo y eso no me deja de dar vueltas en la cabeza, que se yo.
-          No te preocupes hijo. Ya vamos a salir adelante. Lo importante es que tenemos salud.
-          ¿Lo importante es que tenemos salud?
-          Sí, eso es lo importante.

Sí, quizá la salud es lo más importante ¿no? Cuanta gente existe hoy en día que se está muriendo por algún cáncer terminal, le falta alguna extremidad o tiene la enfermedad ésta de moda, la gripe A. En algún punto mi vieja tiene razón. Siempre ella buscándole la quinta pata al gato, la parte optimista para que yo piense que todo está bien, que no pasa nada y siga con mis estudios. Aunque a veces pienso, pienso mucho, y me daría miedo saber si ella en realidad lo dice porque lo cree o sólo para hacerme sentir mejor.

Como dije antes el guiso se siente mucho más, los ahorros se van gastando, y las locuras del argentino medio que tiene a medida que pasan los años va cambiando - pasamos de la locura por el precio del dólar y el Estado que lo único que hacía era mantener a los vagos a otra locura muy distinta que es la del reclamo constante por los tarifazos y la suba de los combustibles. (Tuve que agregar la palabra “tarifazos” al diccionario Español Argentina del Word porque parece que los yankees no conocen ese término. Me lo subrayaba en rojo)

            El argentino conoce de crisis porque nuestra historia está conformada por muchas crisis. La gente se acostumbra a estar mal, a pegarse dos por tres algún golpe o porrazo que deja a un par que pasan la línea de la pobreza. Que los políticos que roban que la policía corrupta que la inseguridad que los precios suben que no llego a fin de mes que esto es igual a los 90 que tienen que volver los militares. Siempre estamos acostumbrados a eso y mas de un hijo de vecino lo ha dicho.

Mientras tanto escucho en la radio, en la televisión y leo en el diario y en internet a nuestro presidente Mauricio Macri hablar sobre que ya todo va a mejorar, que es una medida difícil pero que era necesaria (la de la inflación y los tarifazos). Y me sigo preguntando pero con mucho más miedo que con mi vieja ¿En realidad lo cree o sólo lo dice para hacerme sentir mejor?

Entradas más populares de este blog

¿Para qué era que queríamos ser grandes?

Algo como la gente

Nada es como antes