¿A quién no le ha apretado el zapato?



         ¿A quién no le ha apretado el zapato?  Quién no se ha lamentado porque la talla no era la indicada. Muchas veces la orma no es la correcta, el número de talla no es el indicado. No siempre las Nike o Adidas que pensábamos comprar nos van a quedar.

Nadie sabe qué hacer cuando el zapato te aprieta, cuando no ves soluciones posibles y lo único en lo que se piensa es en taparse la cara con las palmas de las manos como no queriendo ver la realidad. Muchas veces no se quiere ver la realidad. Es difícil cuando la situación se complica y da miedo ver. Hasta llegar al punto de maldecir ver la realidad y hacerse el boludo ya no es una posibilidad. La necesidad imperiosa de que sólo con llorar todo se arregle siempre ronda por la mente pero tampoco es una opción.

Encima, como si fuera poco, en ningún momento de la historia apareció un inglés o un ruso o un estadounidense o un europeo con nombre difícil de recordar que haya escrito un libro con nombre largo en inglés que te enseñe a salir de momentos en apuros. La vida nos pone barreras que no siempre son fáciles de saltar o esquivar.

Ahora es cuando los pingos se ven en carrera diría mi vieja remontándose a un dicho viejo del campo que seguramente aprendió en su infancia, pero los pingos no siempre se ven o se ven muy de vez en cuando. La vida no me enseñó a golpearme ni a andar a caballo, al menos por ahora.

Nunca a nadie le gusto salir de la zona de confort. Quizá porque nos da miedo lo inseguro. Preferimos quedarnos donde estamos total para qué arriesgarse si nadie nos garantiza nada.

Mira si perdemos todo ¿qué hacemos?  Sería cualquier pensamiento de casi cualquier persona en cualquier parte del mundo.

Tal vez nos acostumbramos  un poquito mucho a la tal zona de confort, tal vez vivimos en la tal zona de confort, tal vez nos hace falta salir un poquito más afuera, conocer más allá de la tal zona de confort.

Quizá caminando se ablanda el zapato apretado, quizá caminando un poquito más. Quizá me acostumbro y la próxima vez que tenga que saltar la barrera sepa cómo.

Entradas más populares de este blog

¿Para qué era que queríamos ser grandes?

Nada es como antes

Saquémonos las caretas