Regalo




Llegó al lugar acordado, la esperaba a ella, era un día especial para los dos. Estaba nervioso ya que le iba a entregar el regalo que pensó mas indicado para la ocasión. Tenía muchas dudas ya que no sabía si le iba a gustar. Lo había preparado con todo el empeño del mundo y todo para dárselo esa misma tarde. Hasta pensaba que era ilógico como un regalo tan planeado por varios días se gastara en tan poco tiempo, en tan pocos segundos. Pensaba en las cosas simples de la vida, y si conocía algo de ella era que apreciaba la sencillez, aunque eso no le quitaba la ansiedad y los nervios. Los minutos se hacían largos y miraba cada tanto el celular para checar la hora y hacer los cálculos mentales matemáticos precisos para saber cuanto tiempo tenía hasta que llegara ella. Los números de la pantalla parecían no cambiar nunca. Faltaban exactamente tres minutos. Las manos le sudaban y no exactamente porque estaban en época de verano. La inseguridad, y con ello los temblores, recorrían todo su cuerpo. Desde los pies hasta las manos.

En un momento decidió no mirar mas ese maldito celular que lo ponía aun mas nervioso y dedicarse a observar las personas que pasaban por la plaza. "concéntrate, concéntrate" repetía en su mente para ver si con ese ejercicio inútil podría controlar la situación.

A menos de un minuto de la hora acordada divisó a lo lejos una chica, muy parecida a su amada. Esa silueta que parecía reconocer poco a poco fue acercándose hacia el hasta que en un momento determinado mató todas las dudas para confirmar que era ella. Esa chica que tanto estaba esperando, esa chica que tantos nervios le había generado en la previa y que la tenía ahí, frente a él y con el único motivo de verlo a él.

Pronto se saludaron con un saludo en la mejilla, ya que mucho no se trataban pero sabían ellos que había algo especial entre los dos.

Con las manos aun temblorosas y la voz baja él le dijo - Acá esta lo que te había prometido hace unos dias, nose si es mucho pero es todo lo que tengo. - *le entrega una hoja de cuaderno doblada en infinidad de partes escrita en su interior*

Ella tranquila y sin apuro, la abre y lee:

"Ahora mismo me encuentro con una hoja en blanco queriendo descifrar qué es lo que debería escribir en ella, encontrar otra respuesta a las preguntas de siempre.

¿La quiero? ¿Cuánto la quiero? ¿Qué pienso de ella? ¿Qué es lo primero que se me cruza cuando pienso en ella? ¿Me veo con ella en un futuro? ¿Porqué quise estar con ella? ¿Qué es lo que tiene?

No sé cómo decirte las cosas a estas alturas. Busco la manera de encontrar una respuesta sencilla e interesante. Algo más que un "te quiero", un "te amo" o "te adoro". Algo más que eso.

Trato de encontrar las palabras justas y correctas. Vos sabés bien que las letras son lo mío. No tengo mejor manera de expresarme que a través del lápiz y papel, a través de las letras. Nose, es como mejor me sale, pero hoy no encuentro la manera de expresártelo aun mejor.

Quizá un regalo sea la respuesta, algo bonito con corazones, flores y alguna cursilería para que te sonrojes y me regales una sonrisa casi obligada, de esas sonrisas tuyas que tanto me gustan. Si, puede ser que esa sea la respuesta. O quizá no, porque te enojarías sermoneando que gasté dinero y vos no querés que gaste dinero en cosas para vos.

Podría describir algún momento pasado que vivimos como para recordarlo y asi poder charlar sobre todo lo que vivimos juntos. O describirte a vos y tus quejas, enojos y locuras que me enamoraron.

Pero se me ocurrió un regalo mejor. Pero quiero que termines de leer esta carta en silencio, leéla para vos, y cuando termines, mirame a los ojos y decime "¿dónde esta mi regalo?" Y para ese entonces, cuando estemos juntos lo voy a tener :)

Feliz San Valentín! <3"

Cuando ella termina de leer la carta levanta la cabeza, lo mira a los ojos y le pregunta - ¿Dónde esta mi regalo?


*la besa*

Entradas más populares de este blog

Alguien que te eneseñe a amar

¿A quién no le ha apretado el zapato?

¿Para qué era que queríamos ser grandes?