Quiero decir algo importante...



Quiero decir algo que te sorprenda, algo interesante. Quiero decir algo que te quedes pensando almenos 5 minutos en ello.

Quiero dejarme enamorar, quiero dejarme llevar. Quiero sentir la brisa y no quiero sentir el tiempo pasar.

Quiero disfrutar una canción y que no coincida con algo que me pasó. Quiero ser yo el que te diga las cosas.

Quiero decirte tantas cosas... pero yo no me dejo decírtelas. Quiero vivir sin lamentos ni buenos recuerdos. No quiero tener lindos recuerdos.

No quiero que la ciudad me haga un tipo frio por fuera y podrido por dentro. Tampoco quiero que el pueblo me haga cálido y fervoroso por dentro. Se aprovecharán de mi.

No quiero vivir solo toda mi vida pero tampoco quiero un gran amor. Todo tiene un final siempre.

Quiero viajar sin pensar en lo que dejo atrás. Pero no quiero ilusionarme con lo que viene, nunca sabré si en realidad es lo que esperaba hasta que lo vea.

Quiero estar en verano sin extrañar el fresco invierno, y viceversa.

No quiero tener una gran mansión y riquezas si no tengo con quien compartirla.Quiero dejar de vacacionar en mi casa, ni vivir en un lugar ajeno.

Quiero dejar de tener la respuesta a cada problema ajeno y tener las respuestas a mis problemas. Quiero poder seguir mis propios consejos.

Quiero jugar con los sentimientos de las personas, y así estar a la moda. Quiero dejar de conocer a las personas.

Quiero dejar de contaminar. Quiero hacer lo que me gusta y que no me importe lo que digan las personas.

Quiero dejar de pensar que todos los políticos son corruptos y que ninguno sirve. No quiero más ideas político - partidarias.

Quiero dormir sin pensar en la alarma. Quiero que la sinceridad no dañe. No quiero que se juzguen todas las mentiras.

Quiero valorar más las cosas que tengo. Quiero sentir lo que es saber todo y luego lo que es no saber nada.


Sólo quise decir las cosas que ya sabés pero que nunca te detuviste a pensar. 

Entradas más populares de este blog

¿Para qué era que queríamos ser grandes?

Nada es como antes

Saquémonos las caretas