Nieve


Dulces recuerdos ficticios producto de nuestra imaginación y nuestras experiencias pasadas, todo eso junto y en combinación con la calidez de unas buenas cobijas en la madrugada de un día helado, frío, nuboso, nevoso... ¿Nevoso?... ¿Nieve?... ¿En Balcarce?...

Mi madre es de esas mujeres laburadoras que se levantan bien temprano para tomarse unos mates antes de irse a su respectivo trabajo, de esas mujeres que con toda la felicidad del mundo y con toda la amabilidad del planeta, te despierta y te convida unos mates para que empieces el día con todas las buenas vibras. Ahora, ¿cómo se habrá puesto esa mujer cuando habrá visto nieve? ¿Cómo se imaginan que me habrá despertado? Bueno, no exactamente me reboleó el mate gritando a los cuatro vientos que estaba nevando, pero sí con una alegría más notable que la de cualquier otro día.

Si bien la nieve no tiene nada de malo, excepto para el perro que duerme afuera, no es común ver nieve en estas latitudes. Las rarezas en la naturaleza producidas en los últimos años han producido un asombro en la población común, poniendo como primer ejemplo a mi mamá, que no se ponen a pensar que estos fenómenos no son característicos en esta parte del planeta y que, ellos  mismos dan cuenta de la existencia de estos aspectos cuando vás a la despensa de la vuelta de la esquina y, mientras hacés la cola para comprar el medio kilo de pan y el atado de cigarrillos, escuchás a la vecina que habla de lo "loco que está el tiempo" y que "esto antes no pasaba".

Mas allá de las duras críticas que puede hacer mi vecina con respecto a las inclemencias del tiempo, hay un punto en el que todos coincidimos, y es que todos alguna vez sufrimos y/o presenciamos un hecho de estas características. Muchas veces es sólo una simple nevada o un "calor de locos", frase que mi vecina sabe recurrir en los últimos veranos refiriéndose al calor inaguantable que se sufre en esos días. Pero hay veces que no son tan sólo un "valla y pase", hay veces que no sólo es inaguantable sino que perjudica a quién lo sufre.

Millones en el mundo pierden sus hogares, o peor aún, pierden familiares; pierden, simplemente pierden. Mientras nosotros vemos esa simple nevada por la ventana con las pantuflas de conejito y el café en la mano o en alpargatas con el talón afuera y un mate calentito, hay muchas personas que afuera están sufriendo por esos fríos infernales o esos calores que queman, sólo por mencionar a los menos desfavorecidos y no tocar el tema de las catástrofes naturales. Personas que sufren y que como pueden salen a trabajar o que conviven en la calle... Mejor dicho, sobreviven en la calle. Con sus manos heladas calentándose con el vapor de un aliento tiritante que les da la fuerza para seguir adelante. Todo ello para poder llegar a casa y que con lo que ganó esa mañana, mande a uno de sus hijos a la despensa de acá a la vuelta a comprar el medio kilo de pan y un atado de cigarrillos para sacarse la costumbre...


Eso sí, el perro ahora duerme adentro.

Entradas más populares de este blog

¿Para qué era que queríamos ser grandes?

Algo como la gente

Nada es como antes